Las personas inteligentes son más propensas a sufrir trastornos mentales