En un 20 por ciento de los pacientes con esquizofrenia existe una resistencia al tratamiento, que es aquellos casos en que se han usado tres fármacos antipsicóticos diferentes y no ha habido remisión o desaparición de los síntomas. En estos casos se utiliza la clozapina, que se reserva solo a esta casuística debido a los controles analíticos periódicos que se deben realizar. En otros casos de resistencia se plantea la terapia electroconvulsiva.