Vinculan los trastornos emocionales a una deficiencia en el metabolismo de las hormonas tiroideas