Uno de cada tres pacientes con TOC sufrieron un deterioro muy significativo durante la pandemia