Una terapia de primera línea para el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) remodela la conectividad del cerebro