Una región cerebral nos permite realizar tareas en «piloto automático»