Una de cada diez urgencias psiquiátricas es debida a un caso de agitación psicomotriz