Una de cada cuatro personas con Trastornos de la Conducta Alimentaria es resistente al tratamiento