Un parche eléctrico en la frente podría tratar el trastorno de estrés postraumático crónico