Un parásito común en los gatos podría estar involucrado con el trastorno explosivo intermitente