Un grupo de investigadores confirma los efectos acumulativos del TDAH en todo el cerebro gracias al uso de neuroimagen