Un estudio determina cómo el olor fija recuerdos en el cerebro