Un antibiótico podría tratar y prevenir el trastorno por estrés postraumático