Sufrir un trauma durante la infancia triplica el riesgo de sufrir un trastorno mental grave en la edad adulta