‘Selfitis’, la adicción a hacerse autofotos