Cientos de aplicaciones disponibles en iTunes y Android abordan una gama importante de diferentes problemas de salud mental. Algunos registran los cambios de humor de los usuarios, mientras que otros se ocupan de la ansiedad a través de técnicas de meditación o de la respiración. Hay aplicaciones específicas para las fobias, la depresión, los trastornos alimentarios o el trastorno bipolar.

Una de estas aplicaciones es Recovery Record que actúa como un diario para las personas con desórdenes alimenticios y que recuerda al usuario que debe comer y posteriormente le pide que especifique lo que ha comido y cómo se sentía así como ayudarle a seguir el tratamiento propuesto por un especialista. Basándose en las terapias cognitivo-conductuales ofrece de una forma atractiva la posibilidad de ir anotando un registro para seguir el tratamiento de los profesionales manteniendo a la persona motivada y entusiasmada con la recuperación.

De forma anónima permite personalizar el tratamiento que estás siguiendo desde cualquier etapa de la recuperación en la que se encuentra el paciente y pudiendo utilizarla con la ayuda del profesional que guía el proceso. Además los logros que siguen son recompensados con pequeños minijuegos y con mensajes de ánimo de otros usuarios anónimos que ayudan a ser persistentes en el registro de los datos dietéticos. Los datos almacenados en la aplicación también ayudaron a revelar patrones de comportamiento para permitir cambios de la ingesta de los alimentos en función del estado de ánimo.

Esta aplicación ha sido utilizada por 300.000 personas desde su lanzamiento y se ocupa de los diferentes trastornos alimenticios incluyendo anorexia nerviosa, bulimia nerviosa y el trastorno de atracones. Es ocasiones se trata de un primer paso para obtener ayuda profesional ya que alrededor del 30% de los usuarios aún no han confiado a nadie su enfermedad. Aunque los médicos enseñan a los pacientes una serie de habilidades para ayudar a modificar sus patrones de comportamiento y pensamiento, los pacientes no siempre los ponen a trabajar cuando lo necesitan. Así que la aplicación también recuerda al usuario estas practicas como la de “detención del pensamiento” para recuperar el control de los sentimientos distorsionados.

De momento únicamente está disponible en inglés y en danés.