Los trastornos mentales comparten características físicas a nivel molecular