Los trastornos de personalidad pasan desapercibidos entre los médicos de cabecera