Los síntomas obsesivo-compulsivos leves se asocian a alteraciones cerebrales