Los profesionales de enfermería pueden reducir un 60% la estancia hospitalaria de pacientes con trastornos mentales graves