Los perros mejoran la autoestima y el control de los impulsos de los niños con trastornos mentales