Los pacientes con anorexia sufren una respuesta inflamatoria excesiva