Los niños caprichosos al comer tienen más probabilidades de sufrir ansiedad y otros trastornos