Los investigadores encuentran que los primeros síntomas del trastorno del espectro de la psicosis en los jóvenes ocurren a un ritmo mayor de lo esperado