Los casos de médicos con trastornos mentales y adicciones crecen un 30%