Las personas que sufren un primer episodio psicótico tienen alto riesgo de desarrollar patología hepática