Las personas creativas son más propensas a tener trastornos mentales