Las personas con trastornos explosivos intermitentes tienen menos materia gris en la región emocional del cerebro