Las personas con trastornos alimenticios también suelen sufrir ansiedad, depresiones o alguna adicción