Las personas alcohólicas padecen trastornos psiquiátricos asociados