Las mujeres bisexuales sufren más trastornos mentales que las lesbianas y las heterosexuales