Las microglías del cerebro podrían ser las causantes de la esquizofrenia, el párkinson y el alzhéimer