Las enfermedades mentales disminuyen la esperanza de vida igual que el tabaquismo