Muchos de los diagnósticos de enfermedad mental van asociados con una disminución de la esperanza de vida equiparable a ser un fumador de más de un paquete al día. Así lo asevera una investigación de la Universidad de Oxford (Reino Unido): las patologías mentales disminuyen la esperanza de vida entre 10 y 20 años.  Esto sitúa a los pacientes al mismo nivel de riesgo que los fumadores más adictos que fuman 20 o más cigarrillos al día.

Según este trabajo las personas con trastorno bipolar tienen una pérdida de esperanza de vida de entre 9 y 20 años, las que padecen esquizofrenia de 10 a 20 años y las que tienen depresión crónica de 7 a 11 años. En el caso de los fumadores de más de un paquete al día la esperanza se reduce entre 8 y 10 años.

A la vista de estos datos los investigadores quieren hacer una llamada de atención sobre la necesidad de priorizar los programas sanitarios de salud mental. En este sentido insisten que tengan la misma importancia que los destinados al tabaquismo.

Las razones que explicarían esta reducción en la esperanza de vida son que las causas de los problemas mentales también tienen consecuencias físicas, por ejemplo empeoran el pronóstico de patologías cardiovasculares o diabetes. También que a veces se dan comportamientos de alto riesgo, sobre todo si los pacientes consumen drogas y abusan del alcohol. Y algo que no hay que olvidar: el estigma que envuelve a este tipo de patologías lleva a muchas personas a no querer recibir tratamiento.

Afortunadamente esta realidad puede modificarse. Contamos con tratamientos farmacológicos eficaces y psicológicos y gracias a ellos se podrá mejorar la prestación de salud mental. De esta manera, si hay sensibilización hacía estos temas se podrá invertir esfuerzo y tiempo en la investigación.

 

Fuente: Abc.es