La preferencia por la mano zurda o diestra puede saberse desde antes de nacer