La mitad de las víctimas del terrorismo presenta algún trastorno psicológico