La mayoría de fumadores con una enfermedad mental grave quieren dejar el hábito del tabaco