La investigación en el tratamiento de los trastornos mentales no cesa a pesar de la crisis