La importancia de un buen diagnóstico