La heterogeneidad del síndrome de Tourette dificulta un tratamiento óptimo en gran número de casos