La comorbilidad psiquiátrica aumenta el riesgo de esquizofrenia en pacientes jóvenes con TDAH