La adicción al ejercicio está conectada con los trastornos alimentarios