Hasta cinco trastornos mentales tienen una vinculación genética