Genes asociados con la inflamación y la estructura del cerebro muestran vinculación con los trastornos neuropsiquiátricos