Expertos recalcan que la vinculación entre trastornos mentales y violencia es errónea