Estudian cómo la personalidad de las personas afecta su probabilidad de desarrollar una enfermedad mental