Encontrada una posible diana terapéutica para el trastorno de estrés postraumático