El gen SYNGAP1 relacionado con el autismo podría afectar las primeras etapas del desarrollo del cerebro humano, revela un estudio