Es vital conocer los síntomas y los signos iniciales que pueden indicar que se padece una enfermedad mental. El motivo es que permite actuar a tiempo y puede ayudar a reducir la gravedad de la patología o incluso a frenar su desarrollo.

Las patologías mentales como la esquizofrenia o el trastorno bipolar pocas veces aparecen de la nada. Por ejemplo, cuando se manifiestan en la adolescencia suelen ser los mismos docentes y los compañeros de clase los primeros que detectan que algo no funciona.

Los episodios psicóticos pueden desarrollarse poco a poco y pueden estar sin diagnosticar durante largo tiempo. En este proceso se dan conductas, pensamientos o sentimientos comunes antes de que la enfermedad se manifieste completamente. Por eso hay que estar atentos a determinados signos que podrían indicar el desarrollo de una enfermedad mental.

Los síntomas que podrían indicar que se puede estar desarrollando una patología mental grave son: Un reciente aislamiento y desinterés por los otros, dificultades en la memoria, el pensamiento y en la articulación del lenguaje, apatía, sensación de irrealidad, nervios, cambios sentimentales intensos, sueño exagerado, modificaciones en el apetito, nerviosismo o la creencia de que se poseen poderes particulares. Estas son algunas de las señales que nos podrían en alerta.

Pero es importante señalar que sólo un profesional médico puede diagnosticar la enfermedad mental. Hoy en día existen multitud de tratamientos personalizados que cuentan con fármacos avanzados que tienen menos efectos secundarios que antaño.

Todos somos susceptibles de sufrir un trastorno mental a lo largo de nuestra vida. Es verdad que los condicionantes genéticos influyen mucho, pero los factores ambientales también son determinantes.

 

Fuente: feafesgalicia.org