Descubren la relación entre el desarrollo de las células cerebrales y el riesgo de esquizofrenia