Desarrollan un algoritmo del habla que predice los pacientes con psicosis